miércoles, 22 de abril de 2015

Maletas Vintage


Hace algún tiempo, en una feria vintage, encontré una preciosa maletita antigua. La compré sin dudarlo pero no estaba muy segura de lo que quería hacer con ella. En el blog de Katie Shelton (www.skunkboyblog.com) encontré algunas muy buenas ideas asique se me encendió la bombilla.

El problema es que mi idea era dejar la maleta abierta, pero mi maleta, además de oler a humedad, tenía el interior sucio y muy desgastado. La solución era clara: Cambiar el forro.



Lo primero es que yo no había cambiado nunca el forro de nada, y aún así me resultó muy sencillo.

Debajo de las capas de tela, las maletas viejas que os encontréis por ahí, tienen un fondo de cartón o de madera. El forro viene pegado a esas pequeñas piezas de cartón o madera. Las despegué, y con mi nueva tela de florecitas, hice unas piezas del mismo tamaño de las piezas de tela vieja maloliente asquerosa. 
Por último solo tuve que ir pegando la tela nueva a esas piezas de cartón. El mejor pegamento resultó ser simplemente cola blanca. Mientras se seca, mantuve las piezas en su sitio apretándolas con pinzas de la ropa, pinzas para folios... de todo. Y de que se secó, ya estaba lista!!

El resultado fué genial y el esfuerzo fué muy poquito.

Un tiempo después una amiga encontró una maleta antigua cerca de un contenedor. ¿Os lo podéis creer? Suerte que me la regaló, porque lo que probablemente ya sabéis, es que en cuanto más maletas antiguas apiles, mejor queda!! Eso sí, no os recomiendo comprar ya hecho el montón de maletas vintage, os recomiendo que vayáis rescatándolas poco a poco, así cada maleta tendrá su propia historia, su propio origen, y seréis vosotros directamente quieres las rescatasteis de la basura, por ejemplo.

¿Os he dado alguna idea? Un beso!



1 comentario:

  1. Me encanta ^^
    siempre adoré estas maletas pero yo nunca consigo una a buen precio ^^
    Bienvenida al mundo blogueril :)

    ResponderEliminar