jueves, 13 de agosto de 2015

Benditas fiestas de pueblo!!





Después de 4 días de no parar de pintar más que para comer y dormir ( y dormir poco, la verdad) y antes de empezar con la mudanza de muebles, necesitaba un paréntesis. Un descanso de tanto curre y un poquito de diversión... y entonces me encontré con las fiestas de Pobladura de Yuso.

Pobladura de Yuso es un pueblo de la provincia de León que tiene censadas a unas 30 personas. Lo lógico sería pensar que un pueblo de un tamaño similar no tuviera siquiera fiestas, y lo que encontré allí me sorprendió un montón. Hay sobre todo dos cosas que son más que recomendables en unas fiestas que este pueblo cumple sobradamente: Buen rollo, y ganas de pasarlo bien.

Comenzamos el día con el pregón y guiso popular de caza con patatas en la plaza de las Escuelas. Cerca de 100 personas compartíamos mesa, y a pesar de ser forasteros y de no habernos apuntado a la comida, allí había para todos. La gente compartía el postre casero que se había traído de casa.

Después de comer pasamos la siesta sobre nuestras toallas en una hermosa campa con parque infantil junto al río Eria.






Por la tarde juegos tradicionales como la calva, o el lanzamiento de alpargata. Y para los niños toda clase de carreras con globos, agua, harina y demás marranadas! Todos los niños recibieron una generosa bolsa de chuches al terminar los juegos. 

Al llegar la hora de cenar la gente se recogió a su casa hasta las 12, hora en que comenzaba la discomovida y el baile de disfraces. Mi sorpresa y admiración cuando ví que el 90% de la gente se había disfrazado, y que la gente bailaba sin complejos cualquier canción que pusieran los DJs. Hacía mucho que no estaba en una verbena de pueblo y me dí cuenta de que lo echaba mucho de menos!!

Así que marchamos a regañadientes de la verbena.... pero ya volveremos ya... 

¿Y qué hacíamos nosotros en un pueblo por ahí? ¿Por qué precisamente Pobladura de Yuso? Pues aunque seamos como forasteros, en realidad nuestros orígenes están allí. Mi abuelo era de este pueblo, pero falleció muy joven, y más adelante no teníamos ninguna familia cercana, ni casa donde alojarnos, así que apenas conocía el pueblo, hasta este año en que mi padre cogió una pequeña parcela heredada y se hizo una casita. Aún no está terminada pero ya pinta maneras de ser una casita rústica preciosa. 

Ya que aún no puedo enseñaros fotos decentes de mi casa, os enseño un poquito como va quedando la de mi padre, y espero ir enseñandoos también como va tomando forma.









XOXO!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario