miércoles, 20 de abril de 2016

Escapada al Valle de Sedano




Últimamente vamos mucho a Burgos y he de decir que en cada viaje descubrimos lugares excepcionales. Cuando piensas que ya has explotado todo lo verdaderamente hermoso de la provincia, te hablan de otra comarca, y descubres que vayas a donde vayas en Burgos, vas a disfrutar. 

Para que os hagáis un poco a la idea, Burgos capital es probablemente lo más normalillo que podáis encontrar en la provincia, y eso que cuenta con la catedral de BURGOS ni más ni menos!!

En esta ocasión viajamos al Valle de Sedano. El Valle de Sedano cuenta con algo que lo hace realmente especial: el río Ebro. Tiene la particularidad de hacer especialmente verde y hermoso todo lo que toca. Podrías pasar una semana haciendo marchas por el campo en el Valle de Sedano y nunca te cansarías.

Nosotros solo pasamos una noche fuera, asi que no pudimos verlo todo todo, pero estamos muy satisfechos de la cantidad de sitios geniales que visitamos, todos muy cercanos entre sí. 

Nos hospedamos en la casa de Lolo y Vicent, que se encuentra en el minúsculo pueblo de Escalada. Pequeño pero encantador, y la casa rural, preciosa. Muy buena relación calidad precio, y una atención perfecta y cercana por parte de la dueña. Un 10!! 
Como éramos 5, cogimos un mini apartamento en el piso superior que contaba con cocina, dos baños y dos habitaciones. Como en casa vaya.

Salimos de Escalada a pie en  dirección a Orbaneja del Castillo. Ambos pueblos están separados por 5km escasos, y el recorrido es llano, siguiendo la orilla del río Ebro. Es un paseo ideal para niños... o embarazadas!! Pero... cuidado. Nosotros queríamos pillar las cascadas bien rebosantes, por eso fuimos en primavera, ¡y vaya que si lo conseguimos! El problema es que no solo hay agua en las cascadas que quieres ver, también en los riachuelos (y no tan riachuelos) que cruzan los caminos. Si vais en época de lluvias, llevad botas de agua!! e id preparados para lo que os podáis encontrar, incluído dar media vuelta. Nosotros llegamos a Orbaneja pero tardamos 2horas en hacer 5km, porque durante gran parte del camino, fuimos sorteando agua y barro por doquier. ¡Vaya aventura! 









Orbaneja del Castillo es la piedra preciosa del valle. Un pueblo detenido en el tiempo, con unas vistas espectaculares, y una gran cascada cruzando el pueblo, que te deja alucinado. Atentos: El resto del Valle de Sedano lo tendréis para vosotros, como quien dice, pero según en que momento visitéis Orbaneja, puede sorprenderos una auténtica marabunta de turistas. 
Además del pueblo y sus cascadas, os sorprenderán las vistas de lo que allí llaman "el Castillo" que no es si no las antojosas formas que la piedra ha tomado en la cima de las montañas colindantes. Característica que veréis en todo el Valle, pero que en los alrededores de Orbaneja llega a un límite más que curioso.




Visita rápida que merece la pena: La colegiata de San Martín de Elines, ya en la provincia de Cantabria. (si no os comen los perros sueltos que hay por el pueblo)

Toda la comarca está llena de dolemenes prehistóricos, pero el mejor conservado se encuentra junto al pueblo de Sargentes de la Lora, muy recomendable la visita. El dolmen está  muy bien indicado desde el pueblo, aunque puede que os sorprenda lo "en medio de la nada" que se encuentra. Ah! Y había hasta nieve!
El primer día, no nos dió tiempo a más, se nos hacía de noche, ¡y estábamos agotados!



El segundo día no madrugamos especialmente, pero ya teníamos claro lo que íbamos a visitar. Primero cogimos el coche hasta el pueblecito de Turzo, famoso por su fábrica de velas. Fué una decepción enorme... no porque la fábrica estuviera cerrada, que eso nos lo esperábamos, si no porque la tiendecita, (de aspecto muy bonito desde fuera) también estaba cerrada (normal, no creo que tenga muchas visitas)... pero para eso precisamente la tienda cuenta con un timbre. El problema fué que no nos abrieron. Una pena.

Tras visitar Turzo, nos fuimos a Tudanca, a ver de nuevo el Ebro completamente desatado. Un paisano muy simpático del pueblo nos dijo que el río así no se ve mas que 15 días al año. ¡que bien! pensamos, ¡que puntería! Efectivamente. La misma puntería que nos impidió hacer una pequeña marcha por el cañón del río hasta Cidad de Ebro. Marcha muy recomendada, parece ser, cuando el río no se come el camino, claro. Asi que nos hicimos unas fotos en la pasarela del río, vimos unas gallinucas sueltas por el campo, nos limpiamos el barro en el riachuelo, y al coche.

Al coche porque nos quedaba por ver otro antojo de las muchas aguas del Valle de Sedano, pero esta vez cambiamos en Ebro por el Rudrón, y cercano al pueblo de Covanera visitamos el Pozo Azul. 
El Pozo Azul toma el nombre del color cristalino que toma el agua que surge de un manantial subterráneo y se une al caudal del río en otra enorme cascada. Es un lugar precioso, y puede que os recuerde, si habéis estado, a La Fuentona de Muriel, en la cercana provincia de Soria. 




Antes de dar la visita por concluída, hicimos tres paradas rápidas: Pesquera de Ebro, su puente y su iglesia; Tubilla del Agua, pueblo en el que han puesto una pasarela sobre la cascada del río Rudrón (aquí cada pueblo tiene su cascada); y ya que nos quedaba de paso, pues dimos una vuelta por Burgos, aunque ya cansadetes, y con más frío que en ningún otro de los pueblos anteriores, visitamos poco más que la catedral.

Me encantaría volver cualquier día al Valle de Sedano, quizá en una estación menos lluviosa y dar más paseos por el campo, aunque no me arrepiento de haber ido en primavera y haber visto el espectáculo del que podría llamarse Valle del Agua hasta que te hartes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario