miércoles, 6 de julio de 2016

Decorando la habitación del bebé


Preparar la habitación para el nuevo bebé de la casa... ¡es un places para cualquiera! ¿o no? Estás deseando tener tu bebé en los brazos pero como aún no puede ser, pues ir preparando las cosas que necesitarás más adelante ofrece entretenimiento y así vas imaginando como será todo...

Hay un mundo de tendencias en esto de decorar habitaciones de bebe!! Las opciones son variadísimas!! Y he podido comprobar como aún hoy en día montones de papás disfrutan dejando que Fucsia y toda la tropa de la gama de los rosas poten sobre la habitación, la ropa y todo lo que vaya a tocar al futuro bebé, que será, por supuesto, una niña...

Ey! ¿Por qué no le dejas elegir si quiere o no ser una princesita cursi antes de metérselo en el cráneo a punzón? 
También hay honrosas excepciones. No es un NO tajante al rosa. Es un sí, con buen gusto, y bien combinado:



La estrella de las combinaciones suaves en tendencia: el rosa palo y el gris. Conseguirás una habitación relajante que tendrá olor a nenuco hasta en las fotos.


Para la habitación de Eva teníamos algunas cosas claras:

1. Crear un ambiente infantil en el que los detalles femeninos fueran sutiles, no a machetazos.

2. Abstenerse de llenar la habitación de Copyrights estilo Frozen, Hello Kitty o Mininons. Al menos no hacerlo antes si quiera de que la churumbela en cuestión lo pida.

3. Reutilizar todo lo que esté en nuestra mano.

4. Intentar no llenar la habitación. De eso ya habrá tiempo. Lo ideal es que la habitación vaya llenándose de la personalidad de quien la habita no? Según la vaya desarrollando.



La habitación que escogimos para ser la del bebé, solía ser la habitación del ordenador. Poquito a poco fuimos eliminando el antiguo estudio y añadiendo nuevos muebles. 

Ya era verde y morada, y estaba recién pintada. Así que verde se quedó. Un verde pastel algo mentolado en combinación con alguna pared de un morado intenso. Infantil sí, femenino también, pero no mucho.



La organización de la habitación en este caso era fácil porque ella misma tiene delimitados dos espacios muy definidos. La primera parte de la habitación, menos luminosa, iría enfocada al descanso del bebé; la segunda, muy luminosa y acogedora, sería una zona de juegos y de cuidado del bebé durante el día.

De este modo en la zona de descanso situamos la cuna, y algo de almacenaje, consistente en: una estantería, baldas y dos pequeños armarios reutilizados DIY para sábanas y zapatos.







A la pared sobre la cuna le añadimos stickers vinílicos muy sencillos que compramos en una tienda de chicplace.com que se llama TO THE WILD. Os recomiendo que ojeéis la tienda porque tiene cosas preciosas, PRECIOSAS!! Para la habitación de los peques.

https://www.chicplace.com/es/vinilo-asterisks/26272/p

Llama la atención sobre la cuna una inicial "E" de peluche DIY y una guirnalda de corazones de Ikea.

Junto a la cuna, un foco de luz tenue. Una lámpara de pie HOLMÖ customizada DIY. En la pared que corresponde al cabecero, una lámina naïf en tonos acorde al resto de la decoración, y listo. Si os gusta,  el autor de la lámina es Dan Kessler, hace unos perritos de lo más graciosos y con una gama de colores amplísima.

En la pared de la cuna todos los muebles son de tonos madera clara a tono con la cuna, que es la que mi padre me hizo a mí cuando nací :D. Estos muebles que da gustito heredar.




Soy partidaria de los protectores de cunas, es solo que hasta que el bebé adquiera cierta movilidad, algo que le mantenga separado de los barrotes y protegido, como esta mamá cocodrilo (ikea), es suficiente. La cuna también ofrece más ligereza y visibilidad si dejas los barrotes al aire. ¡Por no hablar de lo mucho que te facilita el difícil proceso de cambiar las sábanas! 
Termina de vestir la cuna una sábana bajera de cocodrilos (carrefour baby); una mantita de cocodrilo (casa); un sonajero pulpito que se llama Otto (zarahome); y el móvil verde que es de Chicco.

La zona de cuidados y juego tiene una gran alfombra peluchona de Ikea que pide tirarse en ella. También es morada, conjuntando con la parte minoritaria de la pared. Una lámpara blanca de papel y un móvil que combina muy bien con el techo de vigas. (sencillos y aportan ligereza) 




También incluímos un sinfonier para la ropa. Ya estaba en el piso al mudarnos. No me emociona pero está nuevo y cumple su función. 
En esta zona incluímos una hamaca básica para la lactancia, y un cambiador. Ambos de madera clara y sencillos. Combinando con las líneas básicas y el material que domina la habitación: la madera.






No compramos ninguno de estos muebles tampoco. Ambas piezas me las regaló mi hermana. Os diré que lo que es ahora un cambiador, no es más que una mesa auxiliar de cocina Forhoja de Ikea, que en una mudanza quedó descartada. Le añadimos unas tablas en los laterales para encajar el colchón del cambiador (de Bebejou), y lista! Con sus cajoncitos, baldas y de todo.





Termina la zona de juegos con una maleta vintage llena de peluches y algún que otro accesorio como un puff para bebés de Jané.





Preside la estancia un puzzle de Dideco del que yo me enamoré y mi padre me enmarcó :D



Como veis es difícil gastarse tan poco en decorar una habitación, y el resultado me encanta. A veces me pregunto cómo es que siempre tengo algún mueble que apañar de alguna parte, y he llegado a la conclusión de que siempre hay muebles por ahí para quien los quiere. Es cuestión de que veas o no las posibilidades de cada pieza!! 

En este caso, lo único que compramos nosotros mismos ha sido la alfombra, la maleta, el colchón del cambiador y las cestas de las baldas del mismo. ¡Y ni siquiera estos elementos fueron comprados para esta ubicación en concreto. Todas son piezas que pertenecían a otro lugar, pero estaban destinadas a estar juntitas en la habitación de la peque.

A esto le añadimos una sencilla mini cuna con ruedas que de momento está en nuestra habitación. Imagino que al principio será más útil tener al bebé al lado de nuestra cama, para nuestra propia comodidad y descanso. ¡Ya os contaré a ver que me ha sido más útil al final!





Mi consejo es que si no son piezas que puedan seguir siendo de utilidad, (como un cambiador), no gastéis mucho dinero en ellas, porque no estarán mucho tiempo ahí. Hoy en día hay piezas transformables que pueden serviros durante mucho tiempo y muchas de ellas están muy bien, aunque el presupuesto se os elevará como la espuma. ¡Cuidado con estos muebles transformables! Por ejemplo, cunas que se hacen cama. Antes de comprarlos haceos dos preguntas: 

1. ¿Cuesta menos que una cama y una cuna por separado?
2. ¿Es realmente cuna cuna y luego cama cama o solo un apaño?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es no, entonces mejor olvidarlo, pero si cumple los dos requisitos, ¡a por él!

Espero que a Eva le guste su habitación y le transmita la paz y tranquilidad que tanto necesita un recién nacido. ¿Será este mi último post antes de ser mama? :D ¡Eso espero!






No hay comentarios:

Publicar un comentario