miércoles, 13 de septiembre de 2017

MI VIDA SIN PLÁSTICOS #zerowaste


El mes pasado comencé mi cruzada personal de eliminar el plástico de mi vida. Se trata de una cruzada sencilla, pero que no se consigue de la noche al día.


¿Por qué quiero deshacerme del plástico? Mi objetivo es dejar de consumir plástico, y así poco a poco somos más los que tenemos la misma idea, con lo cual se consume menos y se produce menos.



El mayor problema del plástico son los embalajes de productos perecederos. Las bolsas de supermercado, por supuesto; pero ya no solo eso, si no evitar comprar todos aquellos productos que se comercializan bajo capas y capas de plásticos que, en cuanto llegas a casa con la compra, pasan a ser basura.

Eso supone que un embalaje que se usa unos 10 minutos (del supermercado a casa), pasa a ser basura durante ¡cientos de años! 

     Todos los envases de plástico que se han fabricado a lo largo de la historia, 
siguen en nuestro planeta. La mayor parte de ellos, como basura.

Con lo sencillo que es cambiar los envases de plástico por otros más sostenibles, duraderos, y de mejor calidad... ¿por qué no hacerlo?

Al principio parece sencillo: Vale, no acepto más plásticos. Pero... hay que esquivar unos cuantos obstáculos:

1. Incluso las compras a granel, nos las sirven en bolsitas de plástico.
 Puedes llevar unas pequeñas bolsitas de tela tan ligeras como el plástico. El frutero de confianza se acostumbrará en seguida a que le des tú las bolsas, y en el super, como es auto servicio, tú mismo llenas tus bolsitas de tela. (Os recomiendo las Bitsybags)


2. Los cereales, la pasta, las legumbres, el arroz... Ya vienen en bolsas de plástico.
Puedes optar por comprar todos estos productos a granel. Además de evitar residuos, hoy en día lo que se compra a granel suele ser procedente del cultivo de tu zona, con lo que además apoyas la economía local, consumes local, y contaminas menos ya que esos productos han viajado muy poco. 
Las legumbres puedes encontrarlas en muchas fruterías. En cuanto a los cereales, pasta y de más, se encuentran en tiendas gourmet. Yo las compro en VAMOS AL GRANO.

3.Huevos, harina, azúcar...
Si no puedes evitar el envase, elige el más sostenible. Un paquete de cartón, o papel, es mucho más sostenible y fácil de reciclar que uno de plástico. Estos tres productos los podrás encontrar en papel en cualquier super.

4. Las carnes, los embutidos...
En las carnicerías te envuelven el producto en papel, por higiene; pero después puedes llevártelo a casa en tu propia bolsa de plástico reutilizada, rafia, o (y esto es lo mejor) tu cesto de mimbre, como las abuelas. En este caso las bolsas de tela pueden usarse, pero se manchan mucho.
Las carnicerías de supermercados te meten la compra de charcutería en una bolsa de plástico, porque llevan un código. Puedes pedir que todos los paquetes te los pongan en una sola bolsa de plástico (en muchos supermercados lo harán sin que se lo pidas)
Cualquiera de estas opciones es mucho más sostenible que comprar la carne en bandejas desechables. Además ¿Habéis comparado alguna vez el pavo recién cortado de charcutería y los que vienen en bandejas? ¡No hay color!

5. Galletas. 
Todas vienen en una caja de cartón que a su vez está llena de paquetitos de plástico. Si de verdad tienes que comprarlas, que sean las que menos plástico tienen (y las que no tengan aceite de palma, ya puestos) Si no encuentras esa utopía, plantéate desayunar bizcochos caseros y/o tostadas. Yo estoy contentísima con el cambio. El bizcocho se prepara en 5 minutos y está buenísimo.



5. Yogures.
Una palabra: Yogurtera.
Puedes hacerlos de sabores o no, pero lo que es seguro es que serán más sanos. Tenéis yogurteras que funcionan con pequeños tarros de cristal, y también con grandes envases de un litro de yogur. Yo funciono mejor con las de 1l, y así yo misma relleno los envases reutilizables de la merienda de Eva (os los recomiendo, son geniales Happy Squeezy), y guardo un poco para mí y para los bizcochos caseros.





5. ¿Y que hay de los tetra bricks o tetra packs?
Algunos tienen las suerte de vivir en el campo y pueden comprar la leche en lecherías. Otros, viven en ciudades muy grandes con un movimiento sostenible mayor, y tienen tiendas especializadas. Para los que nos encontramos en el medio, la leche es el talón de Aquiles del Zero Waste. No he encontrado manera que esté al alcance de mi día a día para comprar leche (de vaca, soja, almendras o lo que sea) sin envase.
Otros bricks como los del tomate frito, pueden evitarse comprando el mismo producto en tarro de cristal. Que además de ser más fácil de reciclar, es genial también para reutilizar.




6. Los productos de higiene
Una palabra: LUSH. Muchos ya conocéis esta maravillosa tienda que ofrece todos los productos de higiene y belleza que desees sin plásticos, sin maltrato animal, más naturales y con una calidad excepcional. Vamos, un 10. Si no vives en Madrid o Barcelona, puedes hacer tu pedido online en LUSH.



Y para la higiene femenina, si aún usas tampones y compresas desechables, no lo dudes más y pásate a la copa menstrual. Hoy en día está en cualquier farmacia, y no tiene pegas: más salud, más ahorro, más sostenibilidad, y también más comodidad.

En el año 2050 habrá más bolsas de plástico en el mar, que peces.

Lo mejor de todos estos cambios es que no solo se reducen los desechos, si no que además se come y se vive mucho más sano.
Yo estoy dispuesta a cambiar un par de costumbres para reducir considerablemente mi impacto ecológico. ¿Y tú?




Por favor compartid en la red vuestras propias experiencias Zero Waste que entre todos encontraremos mejores soluciones.

Si os interesa, para más información podéis visitar el blog de La Ecocosmopolita, que es super interesante.







3 comentarios:

  1. ¡Qué buen artículo Sara! Buffff, qué difícil pero qué necesario. O quizá lo vemos muy difícil de encajar en nuestro torbellino de día pero seguro que no lo es tanto. ¡Nosotros también estamos en ellos! 10 a las tiendas que enlazas y qué buenos consejos. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Bonita! ¡Muchas gracias por recomendar La Ecocosmopolita!
    Buen recopilatorio ;-)
    Y una cosa: copa o compresa reutilizable, que hay quien no se ve con la copa pero es súper feliz con una compresa lavable. ;-)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este post, Carmelita. Son consejos tan sencillos pero tan importantes! Lo mejor es precisamente que son cosas fáciles de incorporar en el día a día si hay un minimo de conciencia sobre la necesidad de hacerlo.
    A por ese cambio de mentalidad!! ;)

    ResponderEliminar